Colección “Mi primer…”

Foto: RTVE

Hoy recomendamos una colección infantil que tiene una característica muy especial: todas las obras están escritas por las grandes plumas de la literatura hispanoamericana actual.

Aunque parezca lo contrario es muy difícil escribir historias para niños: es un público extremadamente exigente, el lenguaje debe de ser especial ya que debe de adaptarse al nivel de comprensión de cada edad, las ilustraciones deben ser tenidas en cuenta ya que ocupan un lugar predominante y complementario…

Muchos escritores consagrados o no se atreven con dicha empresa, o ni siquiera se lo han planteado. En 2010 Pérez Reverte idea, junto con la editorial Alfaguara, hacer una colección de libros infantiles escritos por lo más granado de la literatura de nuestro país. Según sus propias declaraciones, un día se dijo:

Qué bonita sería una colección de cuentos para niños donde pudieran estar los autores más importantes en lengua española…

En su cabeza se fue fraguando la idea de…

Unas obras que plantearan argumentos que no son muy frecuentes para los textos infantiles.

Y se puso en marcha. Hizo una lista con el nombre de varios de sus amigos literatos…

Para ello les llamé uno por uno y escribí el primer libro de la colección, que sería ‘El pequeño Hoplita’, para enviárselo a todos los que iban a participar y engancharles al proyecto

Uno de los primeros que recogió el guante -y que junto a Pérez Reverte presentó la colección a la prensa- fue el premio Nobel Mario Vargas Llosa. En sus declaraciones se nota su entusiasmo e implicación con el proyecto:

Esta colección es una magnífica iniciativa y creo que propuestas como éstas harán que las nuevas generaciones no renuncien a la literatura, ya que hay un extraordinario empobrecimiento de ésta.

El Nobel destacaba en la presentación la enorme importancia de las ilustraciones. Cada autor escogió un ilustrados que captara perfectamente el sentido de su obra y así habla Vargas Llosa de Marta Chicote que ilustró su historia:

Yo siempre tengo problemas para imaginar a mis personajes con nitidez y claridad, siempre los veo como personajes cuyos perfiles y rasgos se me borran, Marta ha sabido ilustrar el cuento tal y como yo me lo imaginé.

La colección se editó en los primeros años de la década de los 10, con autores como Juan Marsé, Almudena Grandes, Javier Marías, o Eduardo Mendoza. El éxito fue tal que tanto “El País” como “El Mundo” la convirtieron en una de sus colecciones para sus lectores.

Esta colección cuenta con muchos alicientes: Es interesante que los niños lean ya desde los inicios esta literatura de calidad, escrita por escritores ya consagrados, que van a ser los autores de sus lecturas del futuro. Sus ilustraciones son otro de sus puntos fuertes, pero hay otra cuestión que le añade un nuevo componente de originalidad: los temas son completamente distintos a los que se pueden ver en este tipo de álbumes o primera lecturas para niños. Es muy poco frecuente la incursión de la literatura para estas edades en la novela negra, en la novela histórica, o en la de costumbres.

Cuando se publicaron obtuvieron un notable éxito que se refrendó en la gran cantidad de préstamos que sus volúmenes acuñaban en nuestra Sección Infantil. A día de hoy la colección cuenta con tan solo nueve volúmenes. Es una colección que no ha tenido continuación en el tiempo que pero sigue siendo muy interesante para las nuevas generaciones de niños, por eso hoy recordamos su existencia y recomendamos su lectura.

Antes de desglosar cada uno de los libritos de esta colección queremos compartir esta reflexión de Pérez reverte sobre lo que es un libro:

Imaginad un pirata en un barco, un soldado en una batalla, un príncipe en un palacio, un mendigo por unas calles; un libro es como una máquina del tiempo en la que se puede montar y recorrer, con diversos personajes, distintas fases de la historia, eso es un libro.

Fonchito y la luna de Mario Vargas LLosa

¿Quién no se ha enamorado alguna vez de la niña más guapa de su clase? ¿Quién no se acuerda con ternura de su primer beso? Justo eso es lo que vive el personaje principal de esta bonita historia de amor infantil. Fonchito solo piensa en besar en la mejilla a Nereida, «la niña más bonita de su clase». Acercarse a ella sin que se den cuenta sus compañeros es todo un reto, pero nada que ver con los deseos de su enamorada. Para conseguir su beso, Fonchito tendrá que superar un gran reto, pero nada es imposible para conseguir su objetivo.

En Mi primer Mario Vargas Llosa podrás vivir con el pequeño Fonchito las emociones del primer amor y descubrir que no hay nada que uno no pueda hacer por un ser querido, ¡incluso si este te pide la Luna!

El pequeño hoplita de Arturo Pérez Reverte

En Mi primer Arturo Perez-Reverte descubrirás la historia de la famosa batalla de las Termópilas, con un niño como testigo de los acontecimientos y una importante misión que cumplir.

El pequeño Hoplita narra la gesta espartana buscando el protagonismo de un joven infante que sigue al selecto ejército y es encargado contra su voluntad de anunciar en Esparta la derrota sin supervivientes. El autor no le ha restado crudeza a la temática ni a los acontecimientos, si bien personificar en un menor la figura de los supervivientes del relato de Herodoto –Pantites, Aristodemo y Eurito– endulza su final dado que éstos sufrieron la deshonra y la muerte y el niño protagonista es recibido por su madre con la esperanza de perpetuar el pueblo lacedemonio.

El detective Lucas Borsalino, de Juan Marsé

En Mi primer Juan Marsé conocerás a Lucas. Cuando Lucas cumple siete años, le regalan un sombrero muy especial que había pertenecido a gánsteres y detectives. Así que Lucas decide ponerse el sombrero y convertirse en detective. ¿Será capaz de resolver los misterios de su vecindario?

En este álbum, un mundo de misterios difíciles de resolver, con personajes sospechosos y un investigador abrumado de interrogantes, típico de las novelas detectivescas, ha pasado al universo de los libros para niños con bastante éxito.

¡Adiós, Martínez! de Almudena Grandes 

Casilda no es feliz en el colegio. Pero encontrará un amigo muy especial con quien compartirlo todo. En Mi Primer Almudena Grandes averiguarás cómo una buena amistad supera cualquier fantasía.

¿Quién no se ha sentido, alguna vez, un bicho raro? A Casilda le acomplejan sus carnes mientras que Martín cree que el aparato y las gafas son la causa de su marginación escolar. Por ello, el chico mitiga su soledad junto a Martínez, un álter ego imaginario que luce aquellos dones que a él la naturaleza le ha negado. Este será su escudo hasta que, junto a Casilda, recupere la autoestima al descubrir que todos tenemos una parcela en la que destacar.

Ven a buscarme de Javier Marías

En Mi primer Javier Marías encontrarás un misterio enterrado en el bosque, que tal vez conduzca hasta el primer amor. Una historia donde el amor y la generosidad salvan las barreras del tiempo.

Héctor de 8 años veranea todos los años en el pueblo de sus abuelos. La abuela les prohíbe a él y a su hermana internarse en el bosque, pero Héctor siempre desobedece. Un verano encuentra medio enterrada en el bosque una caja de metal que contiene una foto antigua de una niña y una carta en la que Celia( la niña de la foto) pide ayuda porque no quiere abandonar el pueblo par ir a vivir a la gran ciudad. Pide que alguien la rescate, que alguien vaya a buscarla. Nada más ver la foto Héctor piensa que es la niña más guapa que jamás ha visto y siente que tiene que ayudarla, siente la obligación de ir a buscarla…

Mafalda

Seguimos en esta semana prestando atención desde este blog al mundo de la ilustración y por eso Sole nos recomienda uno de los personajes más famosos de las tiras gráficas en publicaciones periódicas.

Hoy os quiero recomendar a un personaje de todos conocido, que siempre tiene un comentario aplicable a cualquier situación que se nos ocurra imaginar, con un toque de ternura y humor: MAFALDA.


Quino, (Joaquín Salvador Lavado Tejón) nació en Mendoza, Argentina, en 1932. Hijo de padres españoles, marchó a Buenos Aires tras matricularse en Bellas Artes en busca de un lugar donde publicar sus dibujos. En 1954 lo encontró en el semanario Esto es. La creación casi accidental de la popular niña argentina “que odia la sopa y está en continua contradicción con los adultos” le disparó hacia el éxito.

La primera aparición de Mafalda tuvo lugar el 29 de septiembre de 1964 y, en sus comienzos, el autor jamás tuvo la sospecha de que su creación llegaría a convertirse en un icono intelectual. Su inocencia y frescura han hecho de ella la voz de la conciencia del ciudadano medio, preocupándose por la injusticia, la desigualdad, la pobreza, el medioambiente, el feminismo, la política, los roles sociales, con escepticismo pero sin perder su humor salpicado de ironía. Esa mezcla de pesimismo y humanismo (también la ternura subyacente) es una de las principales razones de su éxito.

En palabras de Quino:

“Mis dibujos, sumados a piezas de teatro, a películas, a canciones, a libros, conforman una obra que podría ayudar a cambiar, pero yo tengo mis dudas. Mis dibujos son políticos, pero en relación a situaciones humanas más que políticas en sí. Esas situaciones se vienen repitiendo desde que el hombre es hombre.”


Tras abandonar la tira de Mafalda el 25 de junio de 1973, según él mismo por agotársele las ideas, Quino se trasladó a Milán, desde donde continuó realizando páginas de humor.

El 21 de mayo de 2014 obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. ​

En Mafalda encontramos crítica social. En esta viñeta la niña hace ver con sencillez los conflictos geopolíticos del momento histórico y permite reflexionar sobre el comportamiento humano como especie que se destruye a sí misma.

https://estaticos.muyhistoria.es/media/cache/680x_thumb/uploads/images/gallery/596c811d5bafe803d43c986f/critica-social1.png

Imagen: @MafaldaDigital


Con su escepticismo característico y las preguntas incómodas de Mafalda, Quino pone de manifiesto temas actuales como la situación de la mujer. Realiza una abierta crítica hacia su papel como ama de casa y responsable única de las tareas del hogar.

https://estaticos.muyhistoria.es/media/cache/680x_thumb/uploads/images/gallery/596c811d5bafe803d43c986f/feminismo.jpg

Imagen: @MafaldaDigital

La niña descoloca a los adultos, sobre todo a sus padres, con preguntas sencillas sobre el mundo de difícil respuesta.

Mafalda 10

Viñetas de Mafalda que podrían haberse dibujado hoy

Otros temas que aparecen son la ecología, las desigualdades sociales, la falta de diálogo entre los países.

https://estaticos.muyhistoria.es/media/cache/680x_thumb/uploads/images/gallery/596c811d5bafe803d43c986f/valores.jpg

mafalda culturainquieta8

Imagen: @MafaldaDigital

Los siete osos enanos

Los cómics son una excelente y divertida forma de introducción a la lectura. Indudablemente, son más atractivos: todo lo gráfico resulta más fácil de asimilar. “Mucho dibujo y poca letra“. Los cómics han sobrepasado ya esa concepción de género menor, que en tiempos pretéritos se menospreciaba “leer tebeos es como no leer nada“. Ahora el cómic es uno de los instrumentos literarios de expresión más importantes.

Los cómics están relacionados con el mundo juvenil, pero hoy queremos recomendar dos cómics para niños de 3 a 6 años que gustarán también a los adultos, por su humor ácido. Se trata de dos obras del ilustrador e historietista Émile Bravo. La concepción de las historias tienen cierto paralelismo con el fenómeno Shrek, esa famosa saga de películas de animación que giran en torno al famoso ogro de la ciénaga. Las historias de Los Siete Osos Enanos también mezclan varios personajes de cuentos infantiles, haciendo parodia de ellos.

Émile Bravo dedicando uno de sus libros

Émile Bravo, es un historietista francés de origen español, considerado uno de los grandes nombres del cómic europeo. Su importancia es tal que ha sido elegido por Dupuis, la editorial que siempre ha publicado Spirou para poner en marcha una colección protagonizada por este legendario peronaje cómic.

Hoy nos vamos a detener en Los siete osos enanos y Los siete osos enanos pasan hambre que son dos álbumes ilustrados elaborados tipo cómic por este ilustrador amante del dibujo clásico.

Los dibujos de Bravo tienen fuerza por si mismos. Son sencillos y planos. Casi esquemáticos, con un estilo muy propio de los grandes historietistas franceses como Hergé. Toda la expresión de cada personaje se concentra en los ojos que parecen los grandes protagonistas de estos álbumes.

Las historia son desternillantes y delirantes. En ambos libros se narran las aventuras de siete osos enanos (alter ego de los siete enanitos de Blancanieves) y en la trama se van mezclando personajes y situaciones propias de muchos cuentos clásicos que te hace preguntarte continuamente: ¿Qué va a pasar a continuación y quién va a aparecer en la página siguiente?

Portada de Los siete osos enanos

Éranse que se eran, siete osos enanos, un cerdo gigante y un flautista… No, un cerdo albañil y una giganta matadora de príncipes… Ay, no, la giganta era una dormilona y el cerdo era flautista… ¿O era al revés?

El primer álbum se titula Los siete osos enanos. Bravo ha elegido escenas emblemáticas de cuentos tradicionales para situar la historia y hacerla fácilmente reconocible: el primer dibujo nos lleva a los siete enanitos de la película de Disney volviendo a su casa después de trabajar. Luego los cuentos se van mezclando: hay alusiones a Ricitos de Oro, al Sastrecillo valiente, al flautista de Hamelin, a Pulgarcito y por supuesto y de forma constante a Blancanieves, que también ha mordido una manzana (envenenada por los propios osos para matar ratones). Los giros se hacen cada vez más delirantes hasta que el final en el castillo no es tan feliz como los cuentos clásicos prometen.

Portada de Los siete osos enanos pasan hambre

¿Qué preferirías, pasar todo el invierno comiendo potaje de judías, o pan de miel con golosinas? Aunque cualquiera de las dos cosas es mejor que pasar hambre, claro… Y si no, que se lo digan a los siete osos enanos. Este nuevo cómic de los siete osos enanos está tan lleno de sorpresas como siempre… ¡Al menos eso es lo que me ha dicho el gato de botas forradas, y no suele equivocarse!

Así comienza la segunda parte Los siete osos enanos pasan hambre. Los osos se han escapado del castillo y de las garras de Pulgarcito y sus siete hermanos. Y se enfrentan de nuevo a diversas dificultades en las que recibirán consejos de los Tres Cerditos, y sobre todo del Gato con botas forradas, un gato sinvergüenza que a la primera de cambio preferirá los mimos de la hija de Papa Noel, una niña con caperucita roja forrada. Los osos solo dejan de pasar calamidades cuando conocen a unos obesos Hansel y Gretel y cuando logran plantar una habichuela mágica. El final… divertido e inesperado, como siempre.

Para los niños son historias muy interesantes, pues siempre tienen especial atracción por aquellos personajes que ya conocen, así que en estos cómics van descubriendo a sus héroes y villanos favoritos todos mezclados, creando entre todos una nueva historia, a la vez que los adultos pueden captar la fina ironía con la que se parodian estos cuentos clásicos de la literatura infantil.

En definitiva, si no los conocéis deberíais ir a la Sección infantil-juvenil. ¡Allí os esperan Siete osos enanos!

Fermín Herrero

Seguimos recomendando poesía… quizá sea la añoranza de la primavera perdida. Y en este caso es Sole la que nos recuerda la obra de otro poeta castellano-leonés, que nos toca muy de cerca ya que Fermín Herrero es soriano. Hace poco tuvimos el placer de tenerlo en nuestra biblioteca en el ciclo “Los mejores de los nuestros”.

Fermín Herrero en la Biblioteca Pública de Soria. Mayo 2019.

Hoy quiero hablar de Fermín Herrero (Ausejo de la Sierra, Soria). Premio de las Letras de Castilla y León 2014, otorgado al conjunto de su obra.
Premio de la Crítica a nivel regional por La Gratitud (2014) y a nivel nacional por Sin ir más lejos (2016).


Ha obtenido además varios de los galardones más prestigiosos de la poesía actual en castellano: Hiperión por Echarse al monte (1997), Gil de Biedma, Jaén, Fray Luis de León, Ciudad de Salamanca por De atardecida, cielos (2012) o Alfonso el Magnánimo.

Una amplia selección de sus poemas, que han aparecido en varias de las antologías más representativas de la lírica coetánea como Cambio de siglo, se encuentra en Lastre y en Nunca será bastante.


Su poesía se centra en su tierra natal, la naturaleza y sus ciclos, al trabajo humilde del campo, la lentitud del tiempo, la belleza de lo sencillo, la contemplación de lo que nos rodea, ya sea en la ciudad o en el medio rural.


Para mí, es una poesía existencial, que ahonda en el ser humano, que invita a pensar además de a sentir, filosófica en cuanto trata temas universales e imperecederos. Poesía para degustar, releer, pararse, descubrir. Poesía para contar el mundo y al ser humano.


Una muestra de su poesía extraída de Sin ir más lejos:

La poesía
es la conciencia.
Muchas veces la profané,
lo haré de nuevo. Es más,
ya la estoy traicionando.
La poesía no tiene
complacencia, trabaja
a favor del olvido
de uno mismo.
En ausencia de Dios,
lo espera; si se esconde,
lo busca, porque sabe
de su insignificancia. Lo diré
por derecho: la poesía
ha de mostrarse. La bondad
se ve, no necesita
verborrea. Y a cada uno
según sus obras.
La poesía es la conciencia,
ese invento judío, según Hitler.
Es una enfermedad
que afecta a los más débiles
de la especie.

Y este es uno de sus poemas más emblemáticos, titulado Catastro y publicado en El tiempo de los usureros:

Donde amapola, di ababol y, si se puede, cardo. Y al vino,
vino. Donde collado, altozano o alcor, otero,
escribe llanamente cerro, alto o cuesta, loma. No digas
lo que nunca se dijo, lo que no se dice
en tu pueblo. Más vale mayo frío, la paja
poca y el trigo mucho. No impongas a la tarde
la añoranza si es falsa o aprendida, anota
simplemente el silbido del viento
en los linares. No recuerdes la muerte aunque
te tenga, piensa que de tanta mies se emboza
el peine cada día, que eres este momento. Y al vino
vino, sólo la miga, el tuétano. Tampoco
hables más de la infancia para embaucar
al olvido, precisa la orfandad del muérdago
en el hayedo. Más vale mayo frío. Si tempero,
arraigas; si membrillo, aromas; si cierzo, tiritas. Di
berro, ortiga; di bálago, acebal. No niegues la palabra
amor, tampoco entrega, ni prodigio, ni tú. Ahora
bien, antes de escribirlas, hazlas.

En un artículo, el propio autor, explica el sentido de este poema:

Catastro se titula así porque la única propiedad verdadera de los poetas son las palabras, para mí, especialmente las terruñeras, aquéllas que oí de chiquillo y de pronto recuerdo con todo lo que arrastran. En realidad, más que el vocabulario, que también, son los giros y expresiones de un idioma campesino ya desaparecido lo que me lleva a recobrar la emoción que presagia la llegada de lo poético.
Para ello es necesario utilizar el término exacto, preciso, decantado durante siglos. En poesía no puede haber sinónimos y cada palabra tiene su propia historia, personal y literaria.

Portada de Húrgura

Su último poemario fotográfico, bajo el título de Húrgura, se complementa con imágenes de la fotógrafa vallisoletana Henar Sastre. El autor nos dice sobre esta obra:

Estos poemas han sido escritos como vaga imitación de los juéjù de la literatura china clásica, de hace once, doce, trece o catorce siglos, una estrofa de cuatro versos, cuya extensión, algo más amplia, y la menor sujeción de su naturaleza, permiten una mayor respiración que la de los socorridos jaikus japoneses, prosodia a la que ya me acogí́ hace muchísimos años e incluso me atreví́ a publicar un pequeño volumen, La lengua de las campanas, en el que los alternaba con tankas y cheedokas.


Fermín Herrero explica también el curioso título de este trabajo editado en 2020:

Es una palabra que me fascina por su oscura eufonía aliterativa y que me retrotrae a aquellas noches criminales de invierno en los que se levantaba el cierzo ladrón y que nos cegaba y nos impedía ver o desplazarse.

Libros de Fermín Herrero en la biblioteca

Como veis su obra es tan extensa que podría seguir escribiendo sobre ella, mas mi intención es abriros el apetito para que os decidáis a degustarla.

Entre trenes

Nuestra compañera Mercedes nos propone en esta ocasión un poético viaje al mundo de los trenes:

Hoy nuestra recomendación es viajar. Viajar en tren a los más recónditos lugares del mundo. Y lo hacemos sin movernos de aquí, a través de las palabras de la poeta vallisoletana Mar Sancho, que en su última publicación llena de poesía andenes y vagones.

Estos poemas, sobresaltados por un lenguaje sinuoso y lleno de dulce encrespamiento, tienen la vocación lenguaraz de los mensajes provocativos pero también el alma agujereada de los sueños que nunca terminan por vencer del todo. Todo un itinerario hacia el resplandor de la imaginación. Abran y lean: ¡Lectores al tren!

Esta es la presentación de Entre trenes, el poemario que Mar Sancho ha elaborado con sus experiencias viajando en trenes exóticos de sitios lejanos y trayectos muchas veces casi inverosímiles.

Mar Sancho es autora de varios libros de poesía con los que ha recogido numerosos premios, como el Premio Letras Jóvenes de Castilla y León en dos ocasiones, el Premio Ateneo de Valladolid, el Premio Federico García Lorca de Poesía y el Premio Jaime Gil de Biedma. Se consolida como una de las autoras de poesía más destacadas de España en la actualidad.

Estos versos nos llevan a lugares seguramente desconocidos pues pocos tienen el bagaje viajero de Mar Sancho y en un medio de transporte que siempre ha sido objeto del deseo de la literatura y el cine. ¡Cuántas veces el tren es protagonista de historias contadas! Viajamos a través de los ojos de Mar, que llega mucho más allá del agreste paisaje y los pintorescos viajeros. Cada estación es un estado de ánimo, un puñado de sensaciones.

Muñano

Cuando un tren no tiene horarios el maquinista recita versos a gritos.

con la bocina previniendo curvas prodigiosas o impetuosas paradas.

Hemos partido en miercoles sin mantas para las noches ni esperanzas

de tomar. A cuatro mil metros de altura Elisa es bella como el aire

blanco que reververa cicatrizando las grietas dadivosas de esta tierra.

Es verdad que los nombres de los trenes son ya extremadamente sugerentes: Amtrak Cascades (que recorre el noroeste del Pacífico en  con los estados de Washington y Oregón de EE. UU y que lleva el nombre de la formación montañosa que acompaña a la ruta de forma paralela); El mítico Transiberiano (que conecta la Rusia europea con las provincias del Lejano Oriente ruso hasta el océano Pacífico, además de Mongolia, China y Corea del Norte); el Darjeeling Himalayan (que circula entre Siliguri y Darjeeling en Bengala Occidental); el Salta-Socompa (que une la Región de Antofagasta en Chile con la provincia argentina de Salta, departamento Los Andes) y el Alaskan Denali Star (ferrocarril de Alaska entre las ciudades de Anchorage y Fairbanks Alaska).

Mar Sancho iba anotando en tan exóticos trayectos sus sensaciones que hoy nos llegan en forma de poemas que tienen nombre de estación:

Yekaterinburg

El viento entre los vagones canta himnos ateridos y a los lejos he visto el obelisco donde principia Asia; allí un viejo mujik con el semblante arado por los inviernos vendía matrioskas tristísimas. La taiga en mi cuaderno a rayas níveo y boscoso escrito de tantos trenes que imitan tu despeinada caligrafía.

Recomiendo reposar unos minutos entre tren y tren. Para saborear las palabras leídas y recrearse en las sensaciones que te han transmitido los lugares antes de dar un vuelco y pasar a la otra punta del mundo, otro paisaje, otras gentes, otro estado de ánimo, otras sensaciones.

Así nos bajamos en Darjeeling:

Solo la locomotora exhala desalientos de vapor antes de

alcanzar

este cielo. El velo de la neblina ondula halagando las cumbres y los viajeros se reunen en las puertas pretendiendo acariciar

pájaros.

Ya no existen en Darjeeling ni bebes en tazas de

porcelana

pero yo persevero en colonizar tu recuerdo con palabras

pasajeras.

los vagones se van quedando calmos, sofocados,

melancólicos, quietos.

Al final de todo, la estación rezuma el dolor de los amores

muertos.

Y así nos subimos en Salta:

Esta mañana de cobre es moribundamente mía,

cabe cóncava en mis manos de vasija resquebrajada,

huele a silencio de gallos y empanadas de humita,

viaja en el mismo vagón que mi desterrado cuerpo.

Mar, culta, cercana, amante de la lectura y defensora las bibliotecas, nos dedicó en su última visita a Soria, el ejemplar que está a vuestra disposición en préstamo, con las siguientes palabras:

Para la Biblioteca Pública de Soria. La mejor manera de viajar es leer.

Gracias a ti, Mar por hacernos viajar…

Soria se cuenta

Mezclando la sección local de nuestra biblioteca con la sección infantil, Mercedes nos recomienda hoy un álbum mágico:

Un cuento ilustrado. Una ilustración contada. Observar la ciudad, contemplar Soria desde la mirada de la infancia, el reino al que siempre regresamos. Todo esto pretende ser este libro diferente y único.

Soria se cuenta es un álbum editado por el Ayuntamiento de Soria en 2007. La autora del texto es Angélica Lafuente, una soriana, compañera nuestra, que trabaja en la Biblioteca Pública de Burgos. Las preciosas ilustraciones son de la burgalesa Laura Esteban.

Esta interesante idea surge cuando las autoras hacen un álbum contando la historia de Burgos para niños. La siguiente estaba claro. Angélica quería hacer los mismo para Soria. Y así nació este libro, en donde texto e ilustraciones rivalizan en belleza e importancia.

De una manera divertida y en forma de cuento, en el álbum se narra la historia de la capital de nuestra provincia. El hilo conductor de la narración son dos niños: el soriano Juan y la burgalesa Julia. Juan quiere enseñarle a su amiga lo bonita que es su ciudad y el destino le ayudará de una forma mágica e inesperada. Su encuentro con una misteriosa y simpatica anciana de ojos verdes llamada Cristina y su casa del tejado azul…

La Casa del Tejado Azul… Vagamente recordé que había escuchado a mis abuelos hablar de ella. Se escondía en el bosque del río desde tiempos inmemoriales. Contaban que era una casa que contenía la sabiduría de los tiempos, pero nadie sabía dónde localizarla con exactitud.

Una casa que albergaba un tesoro. Una casa llena de libros antiguos que iban desgranando la historia de Soria desde sus orígenes. Los niños sienten verdadera curiosidad por saber lo que contienen y junto con la abuela Cristina van descubriendo esos libros.

En el primero, “El libro del Castillo” se hablan de los origenes medievales de la ciudad, de su vinculación con el rey niño Alfonso VIII, de la construcción de la iglesia de Santo Tomé (hoy Santo Domingo), de los Doce Linajes, de la estructura de la ciudad…

En el segundo “El libro del Duero y los poetas” los niños descubren la fascinación que sienten los poetas que aquí llegan por Soria y por el Duero. En la historia, unos versos escondidos en un árbol son el nexo de unión entre Bécquer, Machado y Gerardo Diego, al que la anciana conoció personalmente. Las citas literarias se hacen extensivas a otros escritores que han dedicado su literatura a Soria.

El tercer libro está dedicado a nuestras tradiciones más ancestrales: las Fiestas de San Juan y sus orígenes celtíberos.

La tierna historia de un anciano trasmitiendo el saber a los niños supone un buen recurso para contar la historia de Soria de forma amena y diferente. Las atractivas ilustraciones nos llevan perfectamente al mundo mágico que Angélica ha desplegado a orillas de nuestro río Duero.

El álbúm se completa con un glosario y con una somera descripción histórica de cada una de las ilustraciones de Laura, a través de las cuales recomponemos historia, literatura y tradición.

Y es que como dice su autora Angélica:

Dicen que Soria es pequeña, no lo será tanto, cuando ha sugerido y sugiere cosas tan grandes a lo largo de su historia.

¡Al abordaje! Libros de piratas para niños

Cuando hablamos del Lobo Feroz ya comentamos la fascinación que tienen muchos niños por los “malos” de cuento. Los piratas no siempre son malos, pero si son siempre fascinantes incluso para los mayores. Así que pocos niños se resisten a las historias de piratas.

El género tiene muchas características para ser atractivo: los piratas son siempre protagonistas de interesantes aventuras, son libres, viven en un barco, navegan por el mar, corren toda clase de peligros a los que se enfrentan con valentía. Son personajes pícaros y dinámicos. Hasta el más rufián de los piratas provoca fascinación. Su vida es muy distinta a la del resto de la gente.

El cine como la literatura se han beneficiado de esta inevitable atracción que provocan los piratas. Tanto la una como la otra están plagadas de historias de piratas, en las que a veces son la reencarnación del mal y en las que otras -curiosamente en su mayoría- son los protagonistas, que abocados a tomarse la justicia por su mano surcan los mares en busca de aventuras.

Piratas, corsarios, bucaneros, filibusteros… muchas variantes para un solo estereotipo que desde la más tierna infancia provoca deslumbramiento. así que los piratas son protagonistas de muchos libros infantiles y juveniles.

Hoy nos vamos a ocupar de la literatura infantil de piratas. En la biblioteca tenemos una buena selección de libros de piratas para los más pequeños que abarcan a muchas edades y diversos géneros: tenemos álbumes, libros de primeros lectores, historias fabuladas, piratas protagonistas de una serie completa, libros para saber más sobre ellos… todo un universo en el que sumergirse.

Os recomendamos algunos de ellos, recordando que tenemos muchos más y que en días sucesivos dedicaremos otro post a las historias de piratas para jóvenes.

El Capitán Hugo y los piratas

Este es un álbum ilustrado escrito por Peter Bently, autor de El rey Hugo y el Dragón que nos presenta una nueva historia de estos tres pequeños aventureros: Hugo, Iván y Marcos. Gracias a las maravillosas ilustraciones de Helen Oxembury, podemos adentrarnos en la imaginación de estos tres niños, quienes hacen que un día de playa con la familia, se convierta en una aventura pirata llena de diversión. Todo empieza cuando tres marineros de lo bueno y lo mejor, construyen frente al mar un hermoso galeón… (Para niños desde 3 años)

ama ÁLBUMES 91

El Pirata Pata de Lata

Este álbum publicado por Kalandraka, es la historia de un clásico bucanero, con espada oxidada, unos pocos dientes y parche en el ojo incluidos. Escrito en rima, el protagonista recorre los mares en busca de problemas, sin más enemigo que un pobre fantasma que no tiene ninguna gana de combatir. (Para niños a partir de tres años)

ama ÁLBUMES 2

Los piratas

De la mano de «Los piratas», los más pequeños se sumergirán en una aventura con los más famosos de la historia. Descubrirán qué les pasaba a los piratas que traicionaban a su líder, qué significado tenían las diferentes banderas, cómo se elegían los capitanes o qué hacían y comían a bordo del barco. También aprenderán por qué se les solían caer los dientes, y cuáles eran sus normas básicas de conducta. La colección MINI LAROUSSE, la más conocida de las enciclopedias infantiles, está dirigida a niños y niñas a partir de 3 años y se presenta en volúmenes temáticos que recogen tanto temas habituales en el colegio como otros que ocupan el tiempo de ocio. La MINI LAROUSSE se erige en la combinación perfecta entre los contenidos referenciales y un enfoque lúdico de los mismos, para incentivar las ganas de aprender.

ama SABER 70

El pirata Malapata

Este álbum tiene como protagonista uno de los piratas más divertidos de los libros.

Malapata es un pirata al que todo le sale mal. Da igual lo que haga, que todo le saldrá siempre del revés. Pero es lo que pasa a veces cuando uno es maleducado y caprichoso y cuando no sabe convivir ni compartir.

(Para niños a partir de 4 años)

ama ÁLBUMES 123

Un baúl lleno de piratas

los baúles de Ana Rosetti están llenos de cosas divertidas. En esta ocasión tienen ¡piratas!

En el trastero hay un viejo baúl lleno de cosas inútiles. Pero Chus, Cris, Toni, Gabi y Manu Manualidades usarán su imaginación para convertirlo en un bajel pirata y vivir una estupenda aventura en los mares del Sur de la isla del tesoro.

ama PRIMEROS LECTORES 7

El zampa piratas

Al autor de este libro Jonny Duddle, le gustan mucho los piratas, por eso nos cuenta muchas historias que tienen como protagonistas a divertidos piratas.

En el Zampa piratas, el malvado capitán Barbamorada y su tripulación de malandrines van en busca de una isla repleta de tesoros. Pero, ¿y si el ser tan codiciosos les lleva a un peligro de lo más… MONSTRUOSO? Historia de piratas en este álbum de ilustración infantil con un dibujo fantástico a todo color.

ama ÁLBUMES 116

Las aventuras de Pisco

En este libro Martín Casariego nos relata las ficticias aventuras de Pisco con el famoso pirata el Capitán Caimán.

Los padres de Pisco se preparan para asistir a una boda. Su hermana, la pequeña Anita, juega en casa de una vecina, y Pisco queda al cuidado de Margarita, su canguro, con la que sale a dar un paseo. Al pasar por delante de un bar llamado “La cueva del caimán”, Pisco siente curiosidad por conocer la historia de ese nombre, y Margarita le cuenta entonces la historia del valeroso Capitán Caimán, un fugitivo acusado de un crimen que no cometió, de su amada Marisa del Cerro y de su archienemigo el Capitán Diente Negro. Estas aventuras dejarán huella en Pisco, que a partir de entonces se convertirá en el Lugarteniente Nadie, el ayudante de su admirado Capitán Caimán. (Para niños a partir de 6 años)

roj MISTERIO 1

El pirata Garrapata

¿Quién no conoce al Pirata Garrapata? Es el pirata más famoso que surca los mares de las bibliotecas.

Escrito por Juan Munoz Martín, el pirata Garrapata es una subserie propia dentro de la serie naranja de los libros de El Barco de Vapor. Estos libros están entre los favoritos de este sector de edad.

No os perdáis sus aventuras.

¡Arriad las velas! ¡Levad anclas! El pirata Garrapata y su loca tripulación están listos para partir rumbo a la aventura. Quienes le temen dicen que es el hombre más feroz de todo Londres. Tiene una pata de palo, un garfio de acero y una tripulación de bucaneros dispuesta a todo.

roj 50 PIR

Las aventuras de los Jolley-Rogers

Ya hemos dicho que el escritor Jonny Duddle está loco por los piratas. Así que creo esta serie para niños a partir de 7 años que tiene como protagonistas a Los Jolley-Rogers.

¡AH DEL BARCO, MIS VALIENTES! Zarpa con Matilda, Jim Lad y los JOLLEY-ROGERS en esta nueva e intrépida aventura pirata. Cada luna llena, un misterioso barco aparece en la costa de Villasosa de la Ribera y los piratas saquean la zona. ¿Podrán Matilda y Jim Lad recuperar el botín robado y vencer a la vil tripulación? ¿O se quedarán atrapados a bordo del galeón fantasma para siempre?

roj MISTERIO 69

Piratas a la vista : Coge la lupa y busca aventura y diversión

¡Atención, grumete! Coge la lupa de la cubierta y navega por los siete mares con este libro de piratas que esconde más de 200 secretos.

Durante tu aventura a través de las páginas de este libro, descubrirás a once piratas reales, aprenderás acerca de la vida en altamar -sobre y bajo cubierta- y explorarás hasta el más mínimo detalle algunos de los momentos claves en la historia de la piratería.

bla 91 PIR

La vida sobre ruedas

Este año celebramos los centenarios de dos importantes escritores. En 2020 se cumple el centenario de la muerte de Benito Pérez Galdós y el centenario del nacimiento de Miguel Delibes. Ya hemos recomendado desde este blog alguna obra de Pérez Galdós, así que ahora toca el turno del vallisoletano Delibes y de nuevo es nuestra Sole la que ha elegido una de sus obras para recomendar.

Este año se hablará mucho de Miguel Delibes porque el 17 de octubre
se cumplirá el Centenario de su nacimiento, pero si ahora hago referencia a él no es solo por eso, sino porque es un escritor que me gusta leer en cualquier momento. Su uso del lenguaje enriquece el conocimiento y calma la mente cuando expresa sin
artificios los sentimientos humanos.

Para hablar sobre Miguel Delibes y su obra necesitaría mucho tiempo y más conocimientos y ya existen múltiples estudios y libros sobre él. Hacer referencia a su vida y obra no es mi función, pero quiero remitiros a la página web oficial del Centenario de Delibes, cuyo enlace podéis encontrar al final de esta entrada.

En nuestra Biblioteca podéis disponer de todos sus títulos y entre
ellos yo guardo un especial cariño a Señora de rojo sobre fondo
gris,
(1991) un homenaje lleno de amor a su esposa Ángeles
que tan importante fue para él.

Pero hoy quiero hablaros de mi Delibes más personal mencionando un librito que se llama La vida sobre ruedas (1992), compilación de cuatro
relatos
–previamente publicados en Mi vida al aire libre (Memorias
deportivas de un hombre sedentario)
relacionados con los
deportes,
en especial con los que se practican sobre ruedas.


El primer relato se llama Mi padre, en él nos relata vivencias
compartidas en torno a la naturaleza, la caza y otros deportes
. Trasluce en el texto el amor, el respeto, la admiración,…

Yo no tuve conciencia de que mi padre y yo estábamos en el mundo
hasta después de haber entrado aquél en la cincuentena. Se había
casado maduro…

El recuerdo más tierno que guardo de mi padre (mi padre no era
muy niñero, ni dado a demostraciones convencionales de cariño) es
allí en el monte, solo, alto, delgado, el perro a la vera, las alas del sombrero de mezclilla sobre los ojos, la escopeta en guardia baja,
atento, alerta, como Ortega exigía al cazador.

El segundo, Una larga carrera de futbolista, nos habla de su
afición al fútbol, en especial su amor al Real Valladolid Deportivo
,

Yo fui hincha antes que aficionado. Anteponía al espectáculo el triunfo de mi equipo…

Y comenta cosas personales con desparpajo, como el poco interés que ponía en los estudios de materias que no le interesaban, mientras que en la práctica del fútbol puso interés, tesón y dedicación.

En el tercero, Mi querida bicicleta, cuenta como aprendió a montar
en bicicleta a los siete años
(siempre que rememoro esta escena no
puedo evitar sonreir…)

“De adolescente, cuando me lamentaba ante mis amigos de los
procedimientos didácticos de mi padre, ellos decían que esa era la
educación francesa y que la educación francesa estaba muy bien…
Porque criar a un niño entre algodones era arriesgado porque luego,
cada vez que la vida le pasa factura, no sabe qué actitud adoptar.”


El cuarto, Una bici que rodara siempre cuesta abajo, trata de
cómo se compro una Montesa de 125 centímetros cúbicos a finales de
los años cuarenta.

Recuerdo la primera vez que llegué a Sedano, la moto aparcada en
los soportales de la plaza, con la grasa, el polvo y la pesadez del viaje
agarrados aún a sus ijares.
Jóvenes y viejos desfilaron por la plaza para verla.”

La moto, en cambio, era un vehículo alegre, juvenil, una cosa viva….
Que cuando cambiaba de paquete, la máquina lo extrañaba,
protestaba…

En todos ellos parece que un amigo nos está dejando entrar en su
intimidad con palabras llanas, estampas vívidas, humor socarrón,
realismo crítico.
Son apuntes de una autobiografía personal que
parece contada al amor de la lumbre o en una tertulia, retratando al
mismo tiempo el Valladolid y la España de la época
con imágenes
fugaces que todo lo muestran sin palabras.. Hay verdad, ternura,
complicidad, también esa sencillez tan engañosa en Delibes que hace parecer fácil lo que escribe cuando en realidad se trata de un trabajo
de orfebrería.

Es un librito de noventa páginas tan delicioso que no me canso de
leerlo a pesar de saber lo que cuenta, que he recomendado a lectores
de todas las edades con éxito
. En él están los temas básicos de su
obra y esas notas personales sobre su familia y sus afectos que nos
hacen conocerlo más profundamente. Destila un humor tan tierno
que cuando lo cierro siempre sonrío.

Todo lo anterior sirve para recordarlo y también para invitaros a la
lectura de su obra que desde La sombra del ciprés es alargada fue
creciendo en profundidad de pensamiento y en belleza de estilo.

Soria: Donde la vieja Castilla se acaba

La recomendación de hoy nos llega de la mano de Mercedes y desde la Sección Local.

portada del libro

Es difícil hacer una recomendación de este libro único y quedar a la altura de la prosa viva, directa y maravillosa de Avelino Hernández. Leer y releer esta guía, que es mucho más que una guía, debería ser para los sorianos una obligación que seguro tornará en devoción en cuanto abran y lean sus primera palabras.

Avelino Hernández nació al pie del Moncayo y el monte forjó un carácter recio y un amor la tierra castellana que nunca abandonó a este narrador que en el medievo hubiera sido juglar. Nunca olvidó sus orígenes, ni su infancia en Valdegeña y aunque el destino le llevó a otros sitios y lo alejó de su montaña llevándole al mar el ejerció de soriano apasionado, plasmando en sus escritos esa devoción a la tierra y a sus gentes.

De entre todas las obras de Avelino me quedo con Soria: donde la vieja Castilla se acaba, una especie de libro de viajes en la que su corazón soriano late en cada frase de admiración por la provincia que le vio nacer.

Avelino quiere que le acompañemos en un exhaustivo viaje por nuestra provincia. Y nos habla como lo haría un amigo, que nos explica lo que hay que ver en cada sitio y de cada sitio lo que no se ve con los ojos. El libro está narrado como una enorme recomendación hablando al lector de forma coloquial y amigable, recreándose en paisajes y gentes, prestando más atención a lo que subyace debajo de cada piedra, al porqué de las cosas.

Así, la narración está llena de anécdotas de paisanos y de leyendas. Avelino sabe contarte con maestría los trasfondos, sabe que lo que nos interesa no es en qué año se puso la primera piedra de aquel castillo y si es de caliza o argamasa. Nos cuenta lo que dicen que pasó en otros tiempos, el porqué de los nombres curiosos. Avelino habla con igual entusiasmo de palacios que de tainas, de castillos que de fuentes, nos habla de ríos, laderas y montañas, de “pueblos cultivados y reverdecidos”, del cierzo, de los bolos, de las brujas, de cangrejos y olmos centenarios, de los “tractores y cigüeñas”. Y nos habla de las gentes del pueblo, esas que son un pozo de sabiduría, cuando más viejos, más profundos. Gente que marcó una época y que muchos recordamos aunque sea solo de oidas, como “el Doroteo” de Tiermes o “el Evelio” y sus cerámicas negras de Quintana Redonda.

Para cada pueblo, por pequeño que sea, tiene, al menos, una frase:

En el indescriptible hondón de rocas rasgadas que se rompe a tus pies, Torrevicente se agarra a la ladera sin que nadie se explique cómo no ha rodado aún al fondo del barranco.

Entre historias de reyes y de artesanos, de duques y de pastores subyace una Soria hermosa, que ha perdido trenes pero que sigue en pie:

Y así Soria, que perdió como muchos la revolución industrial y perdió como todos la revolución obrera, no se benefició ni aún de las ventajas de haber luchado en firme por ellas. He ahí más raíces para el pesimismo de muchos que no dudan que la vencida -la derrota- llegará a la tercera.

No puedo pasar por alto las impactantes imágenes que ilustran el libro. Fotos en blanco y negro, más de gente que de paisajes, llenas de miradas profundas y personalidades recias. Así pues los fotógrafos Martín Adel y joan Bennasssar también merecen mención en esta peculiar obra.

No voy a decir más. Que lo diga Avelino y esa vieja Castilla que sigue latiendo en cada municipio de Soria. han pasado unos 40 años desde que Avelino nos contara como era esa Soria suya, y al leer nos damos cuenta que sigue siendo la misma Soria, para bien y para mal.

No me resisto a contaros como empieza el libro. Lo primero que hace Avelino es darnos “un par de consejos por si lo has menester”:

Uno:

Porque es cierto lo del frío, llévate jersey grueso, aún en verano , para el anochecer y la alborada.

Toma cuanto jamón, chorizo y pan de hogaza te ofreciesen. Y bebe en todas las fuentes.

Vuélvete a mirar atrás, desde el recodo de la cuesta, al marcharte de un pueblo hecho en valle, en cerro o en ladera.

Escucha la codorniz y la calandria en primavera, los tordos en otoño, el cierzo si es invierno y las esquilas y el balar de los rebaños en cualquier lugar y tiempo.

Habla con todos los viejos que te encuentres.

¿A que os habéis quedado con las ganas de saber la segunda recomendación? Pues en la biblioteca os está esperando el libro.

Joan Margarit i Consarnau

descarga-74No hay que entender de poesía, hay que sentir la poesía. Por eso la recomendación de hoy es la obra de un poeta, que ha elegido de nuevo nuestra compañera Sole. Es un poeta contemporáneo que fue galardonado con el Premio Cervantes el pasado 2019. Se trata del catalán Joan Margarit i Consarnau. 

Esta recomendación comienza con unos datos biográficos que aparecen en la página web del poeta:

Poeta en catalán y castellano, ha escrito simultáneamente –que no traducido: esta cuestión está tratada a fondo en la obra Poética– toda su obra en ambas lenguas. Nacido en Sanaüja (Segarra, Catalunya) en 1938. Pasa su infancia, adolescencia y primera juventud en Barcelona, Rubí, Figueres, Girona y Tenerife. Arquitecto de profesión, es catedrático de Cálculo de Estructuras de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona.

Este texto lo he extraído de su web oficial, cuyo enlace encontrarán al final de esta entrada para los que estén interesados en saber algo más sobre la figura de Margarit y su obra, porque su producción literaria y los múltiples premios que ha recibido hacen la lista tan extensa que ocuparía más de una página reflejarlo aquí.

He  decidido hablar de este poeta, no tanto porque ha estado de actualidad en estos días pasados por la imposibilidad de recoger el Premio Cervantes que le fue concedió el año pasado, como porque desde hace unos dos años que conocí su obra y desde entonces me ha interesado su lectura cada vez más.

El jurado del Cervantes le otorgó el galardón al poeta, de 81 años, guiado por el siguiente argumento:

Su obra poética de honda transcendencia y lúcido lenguaje siempre innovador, ha enriquecido tanto la lengua española como la lengua catalana, y representa la pluralidad de la cultura peninsular en una dimensión universal de gran maestría.

El poeta, arquitecto y profesor contestaba así al conocer la noticia:

Que hayan premiado la poesía es un milagro. No me lo esperaba ni por asomo.

He tenido ocasión de oírlo (generalmente en la radio) varias veces hablar sobre literatura y vida, lo que me ha producido gran placer, pero sobre todo merece la pena oírle recitar. 

De poesía se poco. Ante unos versos solo me guía una cosa, y es si esas palabras me hacen sentir, si me iluminan, si me acompañan, si me emocionan. Y en el caso de los poemas que salen de la pluma de Margarit,  todas esas premisas se cumplen. Esa es mi principal razón para recomendar su lectura. 

 

Como ejemplo de la ternura y austeridad que rezuman sus versos,  os transcribo estos poemas:

Lectura

Penetro en otras vidas.
Llevo días leyendo, pero ahora
alzo los ojos porque me doy cuenta
de que apenas sé nada de quien escribió el libro.
Me avergüenza no conocer
más que su lucidez. Toda supervivencia
es esta especie de conversación
silenciosa y sin tiempo. Es algo aterrador
y ocurre en el abismo de la mente,
un frío cielo azul en el que el amor es
la única forma de posteridad.

(De No estaba lejos, no era difícil, 2010)

 

No tires las cartas de amor

Ellas no te abandonarán.
El tiempo pasará, se borrará el deseo
-esta flecha de sombra-
y los sensuales rostros, bellos e inteligentes,
se ocultarán en ti, al fondo de un espejo.
Caerán los años. Te cansarán los libros.
Descenderás aún más
e, incluso, perderás la poesía.
El ruido de ciudad en los cristales
acabará por ser tu única música,
y las cartas de amor que habrás guardado
serán tu última literatura.

De Aguafuertes (Renacimiento, 1998)

La espera

Te están echando en falta tantas cosas
Así llenan los días
instantes hechos de esperar tus manos,
de echar de menos tus pequeñas manos,
que cogieron las mías tantas veces.
Hemos de acostumbramos a tu ausencia.
Ya ha pasado un verano sin tus ojos
y el mar también habrá de acostumbrarse.
Tu calle, aún durante mucho tiempo,
esperará, delante de tu puerta,
con paciencia, tus pasos.
No se cansará nunca de esperar:
nadie sabe esperar como una calle.
Y a mí me colma esta voluntad
de que me toques y de que me mires,
de que me digas qué hago con mi vida,
mientras los días van, con lluvia o cielo azul,
organizando ya la soledad.

De Joana (Hiperion, 2002).